Para conmemorar el 70° aniversario del inicio de la segunda guerra mundial, el artista suizo Ruedi Baur inauguró el 1 de septiembre de 2009 el primer monumento a los desertores de la Wehrmacht.

Esta pérgola, “en cuya cubierta se entrelazan letras en aluminio con las que se pretende representar la cadena de reacciones que impulsaron a esos desertores”, se encuentra en la ciudad alemana de Colonia.

Según se estima,  la justicia militar nacionalsocialista llegó a dictar unas 30.000 condenas a muerte contra los desertores, de las cuales 20 mil fueron ejecutadas.

Eduardo Galeano dice, “resulta raro un reconocimiento así, entre tantos monumentos que la historia de la humanidad va regando a su paso.

¿Homenaje a los traidores? Sí, los desertores son traidores. Traidores a las guerras”.