Las hijas, nietos y amigos de Herminia Quevedo se acercaron esta tarde al Hogar de Ancianos de nuestra localidad para festejar el siglo de vida de esta vecina cerrense nacida el martes 6 de julio de 1920.

Esta celebración tan especial, por razones de público conocimiento, se tuvo que efectuar con las medidas de distanciamiento y recomendaciones de cuidados sugeridas por las autoridades sanitarias.

“Ella deseaba este día, el momento de cumplir nada más y nada menos que 100 años…su anhelo y un hecho que no tiene muchos registros en General Cerri”, coincidieron los familiares.

“Desde que comenzó esta pandemia y el aislamiento, estamos privados de abrazarla; las videollamadas es nuestra vía de comunicación. Es un momento muy especial y damos gracias a Dios por este día que será irrepetible”.

El centenario de Herminia

Herminia llegó a este mundo cuando Cerri se llamaba Cuatreros. Fue la menor de los hijos que tuvieron Saladina García y Toribio Quevedo. Sus hermanos eran Carmen, Florinda, Alfredo, Enrique, Obdulio y Antonio.

Junto a su compañero Luis Vidal, con quien contrajo enlace matrimonial en la Parroquia San Miguel Arcangel el sábado 13 de diciembre de 1947, tuvieron dos hijas: Zulma Nora y Norma Elina.

Ellas le dieron5 nietos: Natalia, Noelia, Flavio, Fabián y Fabricio. Además Doña Herminia es bisabuela de Bautista, Martina, Francesca, Iker, Valentina y Tomás.

Se crió en Belgrano al 300 y estudió en la escuela 14 cuando funcionaba en la actual Gutiérrez y Belgrano y luego en su actual edificio de Saavedra y Deán Funes, establecimiento donde Zulma, su hija, fue una notable docente.

También supo forjar la vida de nuestra localidad brindando su tiempo y fuerza de trabajo en el frigorífico Sansinena o CAP Cuatreros.

Desde hace 6 años que es residente del Hogar ubicado González 109 y que está constantemente cuidada y con la mejor atención de quienes tienen a su cargo a vario abuelos de nuestro Cerri.