El domingo 11 de noviembre de 1951 unas 3.5 millones de mujeres protagonizaron la primera incursión del género en la elección de un presidente de la nación en Argentina.

En ese acto eleccionario, se impuso la fórmula Perón – Quijano, con el 63.40 de los sufragios.

De esta manera se cristalizaba un reclamo de décadas que tuvo entre otras abanderadas a Alicia Moreau de Justo, Cecilia Grierson y María Eva Duarte de Perón.

También militantes como Alfredo Palacios y Mario Bravo auspiciaron y lucharon por esta igualdad de derecho político, para cada mujer de nuestro país pueda emitir su voto en forma libre.

Tardó, pero ese derecho se hizo ley, como lo serán, más temprano que tarde, otros que exigen legítimamente el colectivo femenino con el acompañamiento de quienes están siempre dispuestos a escuchar y comprender.