El domingo 11 de octubre de 1885 nacía en Londres una de las mujeres más importante en la historia de la militancia feminista: Alicia Moreau.

Junto a su madre, llego a fines del siglo XIX. Años después, comenzó a desandar los pasillos de una facultad, un camino inusual por entonces para su género.

Se recibió de médica (fue elegida como la mejor del siglo XX) y se incorporó a la filas de del partido socialista (junto a su compañero Juan B Justo) para reclamar a viva voz por el derecho a voto de la mujer.

Fue fundadora del Centro Socialista Feminista y la Unión Gremial Femenina, y supo enfrentarse al peronismo y tuvo que soportar que un grupo de militantes quemarán la sede socialista en abril de 1953.

Las crónicas aseguran que “permaneció ligada a la vida política hasta su muerte (mayo de 1986), participando en su etapa final en temas vinculados a la lucha contra la dictadura militar a través de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos”.

Alicia Moreu, una imprescindible de nuestra historia.