Con aciertos y errores, ellos intentan impartir justicia en el deporte más popular, aunque siempre son el blanco de críticas. Cada 11 de octubre, se celebra el día internacional del árbitro de fútbol, y Cerri tiene sus representantes en esa profesión.

Micaela Flores y Patricio De La Canal, también “juegan” y aman el fútbol como cada persona que lo practica. Sin ir más lejos, a “Pato” lo acercó una lesión, a los 17 años, que no le permitía seguir jugando, y a ella la pasión de la familia por el deporte y las ganas de también formar parte.

Si bien en cada partido son foco de críticas y deben lidiar con que les digan por ejemplo “vienen a robar” cuando la remuneración no es significativa o la lucha que ella lleva adelante por el simple hecho de ser mujer.

Además de perder relación con personas conocidas por no cobrar lo que ellos creen que debe ser, como cuenta Patricio; o que duden del resultado del partido porque más de una vez a Micaela le ha tocado dirigir a sus hermanos en la Liga Comercial. También nos compartieron de las buenas experiencias.

Para Micaela es gratificante “ver como un chico es capaz de darlo todo por su equipo, compartir cancha con personas mayores que corren atrás de la pelota por el amor al juego que tienen”. Y para Patricio es simple hecho de poder disfrutar del deporte desde adentro, y hacer lo que le gusta es el motivo que tiene de seguir.