El viernes 12 de junio de 1942, la alemana Annelies Marie Frank recibió como regalo por su cumpleaños número 13 un cuaderno forrado en tela cuadrillé.

Por profesar la fe judía en épocas del nazismo, ella y su familia se habían instalado en Ámsterdam, Holanda.

Allí residieron entre 1942 y 1944 en “La casa de atrás” de una firma que funcionaba en el 263 de Prinsengracht.

En ese tiempo la niña describió la vida en aislamiento en su “Kitty” que años más tarde fue conocido mundialmente como “El diario de Ana Frank”.