Chile dará este domingo un paso histórico con la instalación de la Convención Constituyente encargada de la titánica misión de redactar una nueva Constitución que reemplace a la heredada de la dictadura cívico-militar de Augusto Pinochet (1973-1990).

La reforma fue una de las demandas clave de la ola de protestas callejeras que sacudió a Chile desde fines de 2018 por el alto costo de vida, las bajas jubilaciones y oneroso acceso a la salud en uno de los países más desiguales de la región.

En mayo pasado, las elecciones de constituyentes sacudieron a la clase política chilena: la primera minoría son independientes que no se presentaron en representación de ningún partido, muchos de los cuales reniegan de la forma de hacer política habitual en el país.

La primera sesión, cuya fecha coincide con la conmemoración de los 210 años de la instalación del Primer Congreso Nacional de Chile, comienza a las 10 de la mañana (11 hora argentina) con un acto presidido por la secretaria relatora del Tribunal Calificador de Elecciones, Carmen Gloria Valladares, quien pondrá en funciones a los 155 constituyentes.

Luego, se pasará a elegir a las autoridades del cuerpo: presidente y vice. En la antesala, surgieron los nombres de la científica Cristina Dorador, de la periodista Patricia Politzer y la académica y lingüista mapuche Elisa Loncon.

No está claro cuán simple será esa votación ya que la Constituyente arrancará en un clima de tensión y reclamos.

Telam.