En los escritos investigados sobre historia local y según consta en los archivos del Concejo Deliberante de Bahía Blanca, la fecha oficial de la fundación de nuestra localidad es el sábado 27 de mayo de 1876 con la designación “Pueblo Paso de los Cuatreros”.

Sin embargo en esa fecha figura otro hecho: el apoderamiento de un importante número de cabezas de ganado por parte de unos trescientos nativos, provenientes de las tierras al sur del río Colorado, que lograron cruzar el curso de agua del Sauce Chico para alcanzar el poblado de Bahía Blanca que tenía por entonces unos 46 años de existencia.

Para impedir futuros arribos al consolidado núcleo de población, poco tiempo después, donde el curso se ensancha y pierde profundidad conformando un vado, se erigió un fortín en el denominado “Paso de los Cuatreros”, edificación que se transformó en uno de los puntos de la línea de fortificaciones de la frontera sur de 90 kilómetros de extensión que concluía en proximidades de Carhué.

La construcción del citado fortín estuvo comandada por Daniel Cerri, por entonces Comandante General y Jefe de la división Bahía Blanca y quien posteriormente fue ascendido a General.

Cabe aclarar que no se sabe con exactitud la fecha de construcción del fortín. Al respecto, en un plano trazado por el Mayor Jordán Wysocki, en los primeros meses de 1876, en ese límite de frontera no se hallaba ninguna construcción de este tipo hasta Nueva Roma; sin embargo, en otro del año 1877, ya se registraba el fortín en nuestro medio.

Debido a la apremiante defensiva que llevaba a cabo el Gobierno Nacional se cree que pudo terminarse a finales de 1876.

Los datos al respecto de este paraje son escasos y se estima que su existencia fue efímera hasta que tres años más tarde culminó la denominada “Campaña del Desierto”, causa que le dio origen al fortín y, por ende, a la localidad.

La población pionera fue conformada por la familia de los militares apostados en el fortín, los cuales adquirieron las tierras próximas. Poco tiempo después arribaron familias de inmigrantes italianos y españoles.

Al crecer el poblado los residentes se incorporaron al mercado laboral a través de diferentes trabajos, siendo el más común el cultivo de hortalizas y verduras.

La vivencia de conflictos en la distribución de agua para riego para la práctica hortícola fue expresada por los pobladores en un reclamo al Gobierno Municipal de Bahía Blanca, con el objetivo de contar con la presencia permanente de un funcionario que vigilara y distribuyera el agua de forma más equitativa.

El pedido fue el hecho que dio lugar a la creación de la Delegación en el año 1899.