“De pronto me llegó desde el oeste un rumor como de multitudes que avanzaban gritando y cantando por la calle Rivadavia: el rumor fue creciendo y agigantándose, hasta que reconocí primero la música de una canción popular, y enseguida su letra: ‘Yo te daré/ te daré, Patria hermosa/ te daré una cosa/ una cosa/ una cosa que empieza con P/ ¡Perooón!’. Y aquel ‘Perón’ resonaba periódicamente como un cañonazo (…)no había rencor en ellos, sino la alegría de salir a la visibilidad en reclamo de su líder. Era la Argentina «invisible» que algunos habían anunciado literariamente, sin conocer ni amar sus millones de caras concretas, y que no bien las conocieron les dieron la espalda“.

Así vivió el escritor Leopoldo Marechal aquel miércoles 17 de octubre de 1945 y con las palabras finales de algún modo anticipó cómo sería interpretado aquel día histórico porque marcó el nacimiento del peronismo como movimiento político.

Los más reservados dicen que fueron 100 mil; los más fanáticos estiman en medio millón de personas las que participaron hace 75 años de aquella jornada que culminó con una plaza de Mayo completa, como pocas veces en nuestra historia, con los trabajadores al frente de un deseo popular: la liberación del coronel Juan Domingo Perón quien había gestionado y concretado derechos para este sector como secretario de de Trabajo y Previsión.

En Cerri también hubo movimiento, pero será una breve crónica para recordar mañana.