Cada 18 de julio se renueva el pedido de justicia de la sociedad y particularmente de comunidad judía por el atentado producido en 1994 en la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) de Capital Federal.

En la mañana de aquel martes una bomba desmoronó el edificio de calle Pasteur al 600 produciendo 85 víctimas fatales y centenares de heridos.

Este atentado permanece sin esclarecerse. Y en este marco el presidente de la entidad, Ariel Eichbaum, mencionó que “cada 18 de julio es otra bomba”.

“Cada mes, cada día, de estos 26 años que vivimos en impunidad, el asesinato se repite, el terrorismo gana la batalla y nuestra democracia no puede saldar una de sus deudas más vergonzantes.

“Hay algo que hace 26 años sigue exactamente igual. Desde el 18 de julio de 1994, a las 9.53 de la mañana, el tiempo de la justicia está detenido”.