Jorge Julio López desapareció (por segunda vez) cuando se dirigía a escuchar los alegatos en el juicio por crímenes de lesa humanidad cometidos por integrantes de la policía de la provincia de Buenos Aires durante la dictadura cívico- militar que imperó en nuestro país entre 1976 y 1983.

Esto ocurrió el lunes 18 de septiembre de 2006, en la ciudad de La Plata, y desde ese día, hoy hace exactamente 14 años, nada se supo de este albañil cuyo testimonio fue fundamental en la condena a prisión perpetua para el excomisario Miguel Etchecolaz.

La primera desaparición la había padecido el 27 de octubre de 1976 cuando fue llevado por “las autoridades” por simpatizar con un determinado movimiento político y ponderar por los derechos de los trabajadores.

Permaneció confinado en diversos centros clandestinos de detención, fue torturado y testigo de otras tortura hasta su liberación, en junio de 1979.

Aunque cueste creerlo, la causa sigue siendo “presunta desaparición de persona”,carátula que la familia insiste para que modifique a “desaparición forzada”.