El domingo 19 de agosto de 1945 llegaba a este mundo Roberto Sánchez, uno de los mejores músicos que ha tenido nuestro país.

La historia dice que adoptó artísticamente el nombre de Sandro que la burocracia le había rechazado a sus padres.

El Gitano vendió millones de discos, participó como actor y director en decenas de películas y dejó un legado de canciones eternas.

Carismático y con una voz increíble, un talento único que hoy cumple su bodas de brillantes.

“…y abrí ventanas que a la vida había cerrado (…) y como Lázaro, volví desde mi tumba…”