En este contexto de cuarentena y emergencia sanitaria mundial, los argentinos y argentinas recordamos a nuestros Héroes de Malvinas a 38 años de la gesta del 2 de abril de 1982.

¿Recordamos? ¿Qué recordamos? ¿Cómo los recordamos? ¿Quiénes quedan exentos en esa copa arriba al grito de “Viva la Patria”?

De más está decir que cada agrupación de excombatientes, cada familiar, cada compatriota que fue testigo contemporáneo de este hecho histórico tiene diariamente presente a quienes ofrendaron su vida por nuestro país.

Pero este día pasa prácticamente desapercibido en los medios, o con un tiempo al aire que no es el suficiente, cuando este período de aislamiento invita no sólo a informar sino también a formar con avidez sobre la Guerra de Malvinas.

Los medios perdieron hoy la oportunidad de decir y recordar durante toda esta jornada quiénes son los héroes de esa guerra, así como los villanos, los generosos, los miserables y los responsables de la muerte de jóvenes argentinos y británicos.

En la agenda mediática hubo tiempo para las estadísticas del Coronavirus (muertes, infectados, recuperados) y no para nuestros soldados (caídos en combate, ignorados luego del conflicto, los que no soportaron la posguerra, los que pudieron seguir adelante).

La videollamada diaria fue para la legisladora Amalia Granata, instruida ella, quien cuestionó declaraciones del presidente Alberto Fernández, y no para Oscar Poltronieri, analfabeto en 1982, el único combatiente admirado y homenajeado por su valentía tanto por Argentina como por Gran Bretaña.

Poltronieri desoyó órdenes de retirada para salvarle la vida a 150 soldados argentinos. Esa acción fue reconocida por las fuerzas nacionales y británicas.

Los móviles están en este 2 de abril tan particular en edificios, en calles vacías, con sus cámaras apuntando a los balcones, omitiendo plazas o monumentos emplazados en honor a tantos pibes que fueron a una guerra sin sentido y que combatieron a un ejército profesional.

Podemos observar las piruetas de Ciro Messi con su papá, pero no conocer la historia de hijos o hijas que crecieron con o sin la presencia física de un Héroe de Malvinas.

Debemos entender que también del lado británico hubo jóvenes inocentes. De hecho no son pocos los combatientes europeos que con el tiempo buscaron a sus pares argentinos para intentar entender lo sucedido, las decisiones que tomaron por las entonces máximas autoridades de uno y otro país.

Ceremonia de militares británicos para los oficiales de un avión caído en combate. Infobae.

Será deber para nosotros, como cerrenses, concretar lo antes posible un espacio público y de homenaje a los 649 argentinos caídos en combate, a los más de mil heridos, a los centenares que se suicidaron, a los casi diez mil que participaron en el conflicto bélico.

Esta iniciativa no ha tomado forma en nuestra localidad en casi cuatro décadas. Y como cada crítica tiene que se acompañada con una posible solución, nuestra misión será la de trabajar en forma mancomunada para erigir un sitio que recuerde a cada uno y a todos los que serán por siempre nuestros Héroes de Malvinas.

Duro de Domar – Fragmento del programa emitido el 2 de abril de 2012.