Las crónicas afirman que la primer ministra británica Margaret Thatcher el 2 de mayo de 1982 ordenó a las autoridades militares del submarino Conqueror disparar a hundir al Belgrano.

Hasta su muerte, Thatcher fue cuestionada hasta por medios y periodistas británicos por esta decisión terminó con la la vida de 323 argentinos.

El buque navegaba en dirección al continente, alejándose de la zona de combate establecida.

1093 tripulantes a bordo; 274 compatriotas muertos con el primer impacto. Una guerra absurda, un atentado que jamás tuvo Justicia.

Nuestro homenaje a estos héroes, a cada familiar y amigo que sienten esa ausencia de un ser querido desde hace 37 años.