El 20 de diciembre de 1945 se creó el Instituto Nacional de las Remuneraciones, organismo que llevó adelante un novedoso plan para el sector obrero: el sueldo anual complementario.

Consistía en abonarle a los trabajadores y trabajadoras el 50% de la mayor remuneración mensual percibida por la trabajadora en dos semestres (hasta junio y diciembre).

La iniciativa nació mediante el decreto 33.302, siendo vicepresidente de la Nación y secretario de Trabajo y Previsión Juan Domingo Perón.