Si nos preguntarán por el color de la bandera que creó el prócer, la mayoría diría celeste y blanca, una respuesta que sería cuestionada por el revisionismo histórico.

Un grupo del CONICET, junto a una universidad del Brasil y un Centro de Química Inorgánica, analizó la bandera más antigua en nuestro país (data de 1814 y se encuentra en el templo de San Francisco de la ciudad de Tucumán) y concluyó que el color original es azul ultramar (y blanco, claro está).

¿Por qué el celeste entonces? Pacho O’Donell asegura que ese color es de los unitarios y su imposición es producto y recuerdo del definitivo triunfo de esas fuerzas sobre los federales.

“El azul es heráldico y Belgrano cuando decidió asumir y estar a cargo del Ejército del Norte. Él crea la bandera para poder enfrentar a las tropas realistas porque no se concibe una batalla con ambos bandos con el mismo pabellón”, asegura.

“El tema es que los insurrectos de Mayo (que cuenta con españoles) no estaban decididos a proclamar la independencia. La primera actitud, principalmente de Belgrano y Castelli, será disimular el propósito independentista que tenían en mente”.

“La idea es como que se ha recuperado la soberanía para devolvérsela a Fernando VII una vez que el monarca se libere de la cárcel napoleónica”, agrega.

“Belgrano es leal a esa estrategia establecida con Castelli y decide crear una bandera española, que suponga lealtad al Rey Fernando y por eso toma los colores borbónicos”.

El primer pabellón, cosido por Catalina Vidal de Echeverría e izado en Rosario, no está en la consideración de la burocracia porteña que encabeza Bernardino Rivadavia quién además manifiesta su repudio al notificarse que Belgrano hizo bendecir el pabellón azul y blanco en Jujuy, previo a la batalla de Salta.

A modo de respuesta, y ya con los actos consumados, don Manuel responde: “La bandera la he recogido y la desharé para que no haya ni memoria de ella y se harán las banderas del Regimiento 6, sin necesidad de que aquella se note por persona alguna, pues si acaso me preguntaran por ella, responderé que se reserva para el día de una gran victoria por el ejército”.

Esa gran victoria la produjo con sus innovaciones industriales, educativas, agrarias, ganaderas, educativas, comerciales, comunicativas y ecológicas.

Y hoy, a 200 años del paso a la inmortalidad del mejor de todos, 750 mil alumnos de todo el país prometerán respeto y amor por la bandera que Belgrano nos legó.

Felipe Pigna recuerda a Manuel Belgrano. La foto es del El Tribuno.