Desde 1960 se celebra cada 22 de agosto el “Día del Mundial del Folklore” para recordar que este día pero de 1846 esta palabra fue escrita por vez primera en un medio escrito.

Según las crónicas, el arqueólogo inglés William John Thoms perpetuó el término en la revista londinense “Athenaeum” para definir “el saber popular, los conocimientos, usos, costumbres, leyendas, supersticiones, música, danza, canciones, mitos, dichos, refranes, coplas y cantares transmitidos de generación en generación”.

Parafraseando a quien alguna vez señaló que “todos los días hacemos política por más apolítico que se intente ser”, todos formamos, conformamos y creamos folklore día a día, particularmente con nuestra idiosincrasia.

No obstante la mayoría asociamos folklore a la conjunción de música y danza que nos caracteriza como país, sin origen preciso, con una continuidad generacional y la certeza que nunca tendrá fina.

Mate en mano, feliz día para todas y todos.