Quién pasó alguna vez por General Villegas habrá visto el cartel de bienvenida con la imagen de Manuel Puig, quien había nacido allí, en el noroeste bonaerense en 1932.

50 años después, era uno de los posibles premio Nobel de Literatura, galardón que finalmente se le otorgó al colombiano Gabriel García Márquez.

Los entendidos dicen que los libros de Puig son indispensables para entender la literatura del siglo XX.

“Yo me conformaría con que la muerte fuera simplemente un descanso, como dormir”, escribió en “La traición de Rita Hayworth”.

Puig murió el domingo 22 de julio de 1990, lejos de una Argentina conservadora, que aún no reconoce sus obras debidamente.