Los ídolos populares, los grandes equipos deportivos, trascienden las generaciones y forman parte de un orgullo que va desde lo personal hasta lo nacional.

Hace 44 años era asesinado en Nevada, Estados Unidos, Oscar Ringo Bonavena, uno de los boxeadores más populares en nuestro país.

Y es uno de los pocos deportistas reconocidos no por sus logros sino por la convicción dentro y fuera de su actividad profesional.

Asegura El Gráfico que Ringo recorrió varios países con esta remera en 1974.

Supo ser campeón nacional en categoría peso pesado tras vencer a Gregorio “Goyo” Peralta en 1965, pero su mayor logro en un ring fue derribar a Muhammad Alí hace prácticamente 50 años en el Madison Square Garden.

Finalmente Ringo esa noche del 7 de diciembre de 1970 fue noqueado en el último roundo por uno de los mejores púgiles de la historia.

“Mejor perder a lo macho que ganar a lo cobarde”, dijo alguna vez quien supo también aseverar que nadie es malo de chico.