El domingo 23 de septiembre este mundo se quedaba sin la pluma y sin la voz de  Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto, mundialmente conocido como Pablo Neruda.

El enorme literato chileno murió a pocos días del inicio del golpe de estado comandado por Augusto Pinochet, quien lideró hasta fines de los 80 la etapa más oscura del país hermano.

Esencial sus “20 poemas de amor y una canción desesperada” para quienes quieran empezar a leerlo; ideal “Los versos del capitán” para tener siempre a mano.

Neruda, Nobel en 1971, será un motivo de orgullo latinoamericano. Ahora y siempre…