El lunes 24 de octubre de 2005 dejaba esta tierra Rosa Parks, una activista afroamerica quien en 151 había sido detenida en una ciudad de Alabama, Estados Unidos, por negarse a ceder el asiento a un “blanco” en el coletivo.

Aunque cueste creer, esa decisión le valió un tiempo en prisión. Martin Luther King, que por entonces no era tan popular, convocó a la población afroamericana a organizarse para transportarse por sus propios medios y no tomar los autobuses, medida que se extendió durante 382 días.

Las crónicas mencionan  que junto a su compañero Raymond Parks, padecieron la segregación de las personas por raza, un hecho que no era sólo social, sino que también estaba refrendada por las leyes.

No obstante este matrimonio ayudó a los afroamericanos a poder realizar el examen e inscribirse en las listas electorales.Por su lucha, Rosa es conocida como la “primera dama de los derechos civiles”.