Hace un año el policía Derek Chauvin asfixió a George Floyd con una rodilla.

El afroamericano soportó por 9 minutos la presión sobre su cuello, hecho que quedó registrado en un teléfono móvil.

La imagen del crimen recorrió el mundo entero y Floyd se convirtió en una causa común en todos los puntos del planeta.

Chauvin fue encontrado, lógicamente, culpable del asesinato y dentro de exactamente un mes sabrá cuánto tiempo tendrá que estar detrás de las rejas.