El sábado 29 de julio de 2000, la eminencia de cardiocirugía René Favaloro puso fin a su vida al dispararse en el pecho.

Un fragmente del libro “Favaloro- El gran operador” de Pablo Moresi recuerda que esa mañana “Cerca de las nueve y media, cuando se despertó Diana (NdR: Truden, su pareja, 31 años), desayunaron juntos. La situación crítica de la Fundación Favaloro impregnaba todo. Él le mostró apesadumbrado la lista del personal que iba a recibir telegramas de despido en pocas horas más”.

A la tarde  “se afeitó, se bañó; se puso el pijama y escribió la última carta y dos notas con indicaciones precisas. Después, se paró delante del espejo del baño. Observó por un instante el abismo de su alma y, apoyando el revólver sobre el corazón, disparó”.

Si bien se decretó duelo nacional, la familia desechó el ofrecimiento del gobierno nacional para realizar un velatorio con todas las honras,