Días atrás recordábamos que el denominado Rosariazo fue el precedente del estallido social encabezado por estudiantes y obrero de Córdoba.

El jueves 29 de mayo de 1969 fue una jornada de paro y movilización en protesta de la decisión del gobierno corodebés de suprimir el denominado “sábado inglés” (la media jornada laboral).

Este paro fue convocado por los gremos de SMATA y de Luz y Fuerza y contó con una masiva adhesión de estudiantes.

“Se produjeron incendios y ataques a las principales empresas multinacionales. La represión consiguiente fue brutal y dejó como resultado veinte manifestantes muertos y cientos de detenidos”, menciona el Historiador.

Este hecho sucedió a un año de la finalización de otro movimiento que trascendió en el mundo: el Mayo Francés.