El lunes 3 de diciembre de 2001 comenzó a regir en el país el decreto del entonces presidente Fernando De la Rúa que ponía en marcha el tristemente célebre “corralito financiero”.

Es el nombre que representó a un conjunto de restricciones para impedir el retiro de dinero en efectivo y a depósitos bancarios.

Esto desembocó en una profunda crisis económica, política y social, que culminó con la muerte de compatriotas y la renuncia del lider de la Alianza.