En el inicio del anochecer del martes 31 de agosto de 1999, el vuelo 3142 de Lapa se estrelló contra máquinas viales y un terraplén cercano a un campo de golf al no poder despegar del Aeroparque Jorge Newbery

Esto ocasionó la muerte de 65 personas en lo que es la mayor tragedia áerea de la historia argentina.

“Si por mi fuera, decretaría el 31 de agosto, fecha que se produjo el accidente, como el día de la impunidad, porque los responsables nunca fueron sobreseídos en forma definitiva y siempre se demoró todo para caer en la prescripción, que fue lo que pasó”, le indicó oportunamente el piloto Enrique Piñeyro a Telam.

El informe final estableció que “la tripulación de vuelo del LAPA 3142 olvidó extender los flaps para iniciar el despegue, y desestimó la alarma sonora que avisaba sobre la falta de configuración para esa maniobra”.

“La causa prescribió por la complicidad de los jueces. Fue el juicio más largo de la historia argentina: llamaron entre dos y tres mil testigos cuando el Juicio a las Juntas se resolvió con trescientos”, le aseveró Piñeyro a la citada agencia.