El lunes 31 de julio de 1944 el escritor francés Antoine de Saint-Exupéry desaparecía con su avión en el mar Mediterráneo.

Su cuerpo se perdió para siempre en una parte fundamental de la segunda guerra mundial.

“Su misión era fotografiar las defensas alemanas para la invasión aliada en el sur de Francia”, expresan las crónicas.

Un año antes había publicado “El principito”, libro fundamental en todas las generaciones en diversos puntos del planeta.

“Me pregunto si las estrellas se iluminan con el fin de que algún día, cada uno pueda encontrar la suya”.