El 4 de enero de 1952, los amigos Fuser y Mial partieron desde Buenos Aires rumbo a Venezuela en “una Norton 500 del 39 que está rota y goteando”.

La motocicleta, “La Poderosa”, fue el ícono de este viaje protagonizado por un médico y un bioquímico que cambiaría la historia nacional y principalmente la latinoamericana.

 “El plan es recorrer 8.000 km en cuatro meses. El método, la improvisación. Objetivo, explorar el continente latinoamericano, que solo conocemos por los libros”, apuntó el Fuser.

Los libros recuerdan que la peripecia duró seis meses y medio, y recorrieron 12.425 km.

Las notas de viaje se transformarían en los Diarios de motocicleta, donde se percibe la mirada del joven médico sobre la realidad de América Latina. 

Una aventura, una amistad, un viaje y un Ernesto Guevara que comenzaba a transformarse en el Che.