Dice Galeano que a Dios le faltó dictar un mandamiento: amarás a la naturaleza de la que formas parte.

Desde 1973 se conmemora en todo el mundo cada 5 de junio el Día Mundial del Medio Ambiente.

Si bien esta fecha proclamada por la Asamblea General de las Naciones Unidas recuerda que este día de 1972 se trató el tema ambiental en Estocolmo, habría que preguntarse qué se hizo en nombre de la naturaleza en los últimos 48 años.

El escritor uruguayo recuerda en “Los Hijos de los Días” un hecho que no tuvo ni tiene la repercusión que se merece.

“La realidad pinta naturalezas muertas.

Las catástrofes se llaman naturales, como si la naturaleza fuera el verdugo y no la víctima, mientras el clima se vuelve loco de remate y nosotros también. Hoy es el Día del medio ambiente. Un buen día para celebrar la nueva Constitución de Ecuador, que en el año 2008, por primera vez en la historia del mundo, reconoció a la naturaleza como sujeto de derecho.

Suena raro esto de que la naturaleza tenga derechos, como si fuera persona. En cambio, suena de lo más normal que las grandes empresas de los Estados Unidos tengan derechos humanos. Y los tienen, por decisión de la Suprema Corte de Justicia, desde 1886″.

Si la naturaleza fuera banco, ya la habrían salvado”.