El lunes 5 de noviembre de 2012 dejaba este mundo Leonardo Favio, uno de los más importante artistas de nuestra historia nacional que supo incursionar como cantante, compositor, actor, director y productor de cine.

Precursor de la música romántica en nuestro país (con “Fuiste mía un verano” o “Ella ya me olvidó”) y responsable, según los entendidos, de enormes películas de culto como “Juan Moreira”, “Crónica de un niño solo”, “Nazareno Cruz y el lobo” o “Gatica, el mono”.

Las crónicas destacan que Favio “Alternó las carreras de actor y director con la de cantante a lo largo de toda su vida con el claro objetivo de gestionar y financiar sus producciones cinematográficas con las ganancias que le dejaba la música”.

Recordamos a este emblema del arte argentino recomendando destinar poco más de horas de nuestro tiempo a la siguiente película: