Ni esta lluvia de agosto ni este frío, uno de los últimos de este invierno, lograron opacar el festejo por las 75 primaveras del Negro Márquez.

Quienes residen desde hace más de 40 años en Cerri, pensarán certeramente que la celebración tuvo lugar en la tercera cuadra de calle Alberti, a metros de Paso.

También muchos vecinos se enterarán, a través de esta semblanza, que su nombre es Benigno y que más allá de su ADN cerrense, nació en el alto valle de Río Negro, en la ciudad de Cipolletti, el domingo 26 de agosto de 1945.

Poco y nada le importará al Negro este día gris, si tiene a su lado para abrazar a su compañera Alicia Pecci.

Cómo no le sobrarán motivos para brindar si sabe que contará en su bodas de brillantes en la vida con el amor de sus hijos Érica y Santiago así como el de sus nietos Agustín, Abril e Isabella; Anahí y Valentina.

Y a ellos hay que sumarle el cariño de familiares, vecinos, amigos y de la gente que organiza estos breves y emotivos festejos en pleno período de aislamiento como modo de reconocer y homenajear a alguien que forjó esta localidad como transportista.

Probablemente camión de empresa local, camión que haya sido conducido por el Negro, quien acopia historias y un legado de entrega y trabajo para los suyos.