Desde hace un mes que en los diversos medios escritos, audiovisuales y sitios web recordaron con énfasis el mundial de fútbol que FIFA organizó en Italia en 1990.

Esta historia hoy llega a su fin, con aquella final perdida por el seleccionado nacional ante su par de Alemania por 1-0, en los minutos, a través de la sanción de un penal que sigue generando polémica.

Maradona lleva 3 décadas cuestionando al árbitro mejicano Edgardo Codesal, quien hace un par de meses dijo que Diego es una de las peores personas que conoció en el ambiente fubolísticos.

Tal como menciona en su habitual columna en La Nación, aquel subcampeonato es un recuerdo emotivo para la patria futbolera.

Aquel equipo fue recibido y aclamado por una multitud. Y el gesto de Diego, el insulto cuando insultaban el himno argentino perdurará por siempre, así como su desconsuelo por no haber logrado un segundo título mundial.