Hace exactamente un década moría Emilio Eduardo Massera, uno de los personajes más siniestros de nuestra historia nacional y parte del “triunvirato”, junto a Jorge Rafael Videla y Orlando Ramón Agosti, responsable del horror vivido a partir del 24 de marzo de 1976 hasta el retorno de la democracia.

Al morir, Massera tenía 85 años y la Justicia lo estaba esperando para que responda por tantas muertes, desapariciones forzadas y robos de bebés, entre otros delitos.

En aquel históricio juicio a las Juntas de 1985, el exjefe de la Armada había sido condenado a reclusión perpetua, pero 5 años después el gobierno que lideró Carlos Menem lo idultó.

Massera fue el máximo responsable de campo de concentración que funcionó en lo que era la ESMA. Todo está y quedará guardado en la memoria de un pueblo ávido de justicia.