Este viernes se conmemora el noveno aniversario de una manifestación liderada por miles de jóvenes en diversas ciudades de España para reclamar una regeneración de la política en el marco de una crisis económica.

El 15 de mayo de 2011 se concretaron marchas simultáneas en medio centenar de ciudades de la que formaron una multitud, convocatoria que tuvo su repercusión a nivel mundial bajo el lema “Democracia real ya”.

Así lo reflejó Eduardo Galeano en su capítulo “Que mañana no sea otro nombre de hoy” del libro “Los hijos de los días”:

En el año 2011, miles de jóvenes, despojados de sus tasas y sus empleos, ocuparon las plazas y las calles de varias ciudades de España.

Y la indignación se difundió. La buena salud resultó más contagiosa que las pestes, y las voces de los indignados atravesaron las fronteras dibujadas en los mapas.

Así resonaron en el mundo:

Nos dijeron “¡a la puta calle!”, y aquí estamos.
Apaga la tele y enciende la calle.
La llaman crisis, pero es estafa.
No falta dinero: sobran ladrones.
Los mercados gobiernan. Yo no los voté.
Ellos toman decisiones por nosotros, sin nosotros.
Se alquila esclavo económico.
Estoy buscando mis derechos. ¿Alguien los ha visto?
Si no nos dejan soñar, no los dejaremos dormir.