Un despertar distinto se vivió durante este lunes en diversos sectores de la localidad a raíz del agua turbia que ofrecía el servicio de red domiciliaria.

La imagen que acompaña la nota es la condición que presentaba el líquido elemento en el barrio 212 Viviendas.

La turbiedad en el agua imposibilitó su uso para efectuar el habitual desayuno o el correspondiente aseo personal.