Las inmediaciones de la principal plaza de Bahía Blanca se convirtieron este mediodía en el epicentro de protestas por los inconvenientes económicos que están sufriendo diversos sectores a raíz del aislamiento social que rige desde el 20 de marzo.

Un grupo de transportistas escolares, luego de estacionar combis y colectivos frente al palacio municipal, elevó su queja y descontento vía bocinazos.

El desarrollo de clases no presenciales desde el inicio de la cuarentena el trabajo es prácticamente nulo y por esa razón solicitaron ayuda económica y alimentaria para no desaparecer.

Asimismo hubo, en cercanía del Concejo Deliberante, hasta tres cuadras de automóviles y gente apostada en la vereda para reclamar soluciones para los comercios que aún no están habilitados para trabajar.

Foto LA BRÚJULA.