Acompañado por diversos dirigentes oficialistas y opositores, el presidente Alberto Fernández brindó desde la residencia de Olivos, minutos de las 19, su postura frente a la protesta de personal policial.

El jefe de estado indicó que la presencia de efectivos en torno a la residencia presidencial generó intranquilidad en la sociedad.

Fernández manifestó entender el reclamo, pero indicó que “no todo está permitido a la hora de reclamar. Depongan la actitud”.

“En la provincia de Buenos Aires hemos visto efectivos y retirados, que no sé a titulo de qué estaban allí. Dejan patrulleros parados y gente desamparada”, aseveró el presidente de la Nación.

Finalmente remarcó que la institucionalidad nunca estuvo en peligro y propició “trabajar unidos, dialogando y resolviéndole los problemas a la gente”.