Un fenómeno climatológico despertó la curiosidad de los cerrenses que observaron una sonrisa en el cielo que perduró por un par de horas.

Como si el tradicional arco iris se hubiera invertido entre las nubes para ofrecer un lugar ideal para descansar en esta tarde de mayo. Lo sucedido hoy, entre las 14.30 y 16.30 aproximadamente, recibe el nombre de arco circuncenital.

Los libros indican que este efecto óptico, frecuente en zonas polares, es producido por la refracción de la luz solar a través de cristales de hielo en nubes cirrus, y sus colores son más puros que el de un arco iris.

Sin embargo quienes fueron testigos de este hecho, creen más que es un regalo, una presencia o un abrazo y una sonrisa de alguien que nos mira desde allá luego de un día especial para General Daniel Cerri.