Hace algunos días, el oriundo de Cerri, Bautista Ott, se consagró nuevamente campeón. En este caso lo hizo con la selección U17 de Bahía Blanca, en la 40º edición del Torneo Provincial, al derrotar en la final al combinado de Zárate – Campana por 72 a 64.

El ahora pivot de Leandro. N. Alem, comenzó a jugar con la naranja a los 5 años en Estudiantes, a los 11 pasó por Bahiense del Norte hasta el año pasado, y ahora recaló en su nuevo desafio.

A sus 16 años le llegó esta nueva citación, en este caso al equipo que dirigió Mauro Richotti, para defender la camiseta de Bahía Blanca en el Torneo Provincial. Si bien ya había jugado para el combinado de la ciudad en las selecciones U13 – U15 (La Plata, Mendoza y Junín), este último torneo tuvo un condimento, se jugó en la que para Bautista es, la capital del básquet, por la cantidad de personas que practican el deporte y la calidad de sus jugadores.

El cerrense destacó la presencia del público bahiense en cada uno de los partidos, aunque también reconoció que fue una presión extra, por las expectativas que había depositadas en el equipo.

Hijo de Sergio y Débora, hermano de Malena, Bauti reconoce que el apoyo de su familia es fundamental para él. Ya sea con la presencia de ellos en los partidos, o, por ejemplo, su padre que lo lleva cada vez que puede a los entrenamientos. Por la mañana cursa el último año del secundario en el colegio María Auxiliadora, y como otros tantos, no se queja de alternar entre idas y vueltas entre la capital del basquet y su querido Cerri.

Bautista ya tuvo su experiencia vistiendo la camiseta albiceleste del Seleccionado Nacional juvenil, aunque no fue un torneo oficial, tuvo la experiencia de viajar y jugar en Turquía, algo que lo acerca un poco más a su sueño de ser profesional, vivir del básquet y ser un embajador de General Daniel Cerri en el mundo.