Rápidas definiciones tuvieron los púgiles Matías Guenemil y Kevin Gorosito en la noche de boxeo que se desarrolló en el club Barracas.

Tal como en su debut en nuestra localidad en agosto pasado, el “Puro” fue decidido a comerse al rival desde el toque de campana.

Y no dejó chances para el análisis porque antes del minuto sus conexiones fueron lo suficientemente efectivas para establecer su victoria por la vía rápida.

No mucho más se puede explicar de la sexta pelea profesional del Carnicero, quien envió a la lona al mendocino Leonardo Cortez en el segundo asalto.

Tal como había anticipado a “El Diario de Cerri”, en el primer round Guenemil estudió la mano y los movimientos de su oponente, tal como se lo había sugerido su rincón.

No obstante su gancho al hígado dejó averiado a Cortez y el cerrense sentenció su suerte promediando el segundo capítulo, en un cruce, con un golpe certero a la sien.

El momento del KO.

Buen momento para Guenemil que continúa en escala ascendente; para Gorosito que de a poco va transformado la promesa en realidad, y Jonathan Pachado, quien está a la espera de una nueva oportunidad, los máximos exponentes del boxeo cerrense.