Un total de 145 metros cúbicos de residuos peligrosos domiciliarios fueron depositados por más de 800 vecinos en la campaña que tuvo lugar en el playón de la terminal de ómnibus San Francisco de Asís.

Se recibieron computadoras, impresoras, electrodomésticos, envases vacíos de pesticidas, herbicidas, pinturas, pilas botón y cilíndricas, baterías de celular y auto, medicamentos vencidos, tonners, cartuchos de impresoras y termómetros de mercurio.

“Esta campaña fue posible gracias a la participación de IPES S.A. y Bahía Verde. También fueron parte el Colegio de Farmacéuticos, la Plataforma de Sustentabilidad Integral (recupera electrodomésticos y computadoras para donar a instituciones) y Espacio Tec (recupera equipos antiguos para su museo)”, indicaron los organizadores.