Si bien a fines de abril la Cámara de Apelación había revertido la prisión domiciliaria de Jorge Pedro Bergondi, el expolicía continúa gozando de ese beneficio en nuestra localidad durante este período de aislamiento debido a que aún la medida solicitada no ha quedado firme en la Justicia.

Esta situación ha generado un enorme malestar en la comunidad que ha manifestado su repudio a través de las redes sociales con la imagen de este condenado por abuso sexual con el mensaje: “Lo queremos en la cárcel, ningún abusador en la casa”.

Fuentes judiciales confirmaron que la fiscal Marina Lara advirtió en la última semana que en el domicilio que fijó este sujeto en Cerri también reside un sobrino suyo que tiene una causa por abuso sexual y privación de la libertad, razón por la cual insistió en la revocación de la medida.

Bergondi, quien supo cumplir funciones en el destacamento local, fue condenado en el año 2007 a la pena de 16 años de prisión por haber sometido en forma reiterada a una menor de edad.

“Los aberrante hechos fueron silenciados por la pequeña en primera instancia por un pedido de mantenerlos secreto realizado por Bergondi, aunque posteriormente la habría amenazado con enviarla a un reformatorio e ir a buscarla luego de salir de la cárcel”, detalló oportunamente la Justicia.

El jucio a Bergondi – Archivo La Nueva.

El proceso, fecha a fecha:

2007
1 de noviembre:

El Tribunal en lo Criminal Nº 3 de Bahía Blanca condenó a la pena de dieciseis años de prisión a Jorge Pedro Bergondi, por someter sexualmente desde septiembre de 2003 y hasta mayo de 2006 a una menor de edad, que en ese lapso tuvo entre los nueve y doce años de edad.

2020
6 de abril:

El juez de Ejecución Claudio Brun le concede a Bergondi, en esta situación de pandemia mundial, el arresto domiciliario justificándose en el asma que padece el presidiario.
Desde el 16 de abril:
Ese jueves la fiscal Marina Lara apela ante la Cámara la medida de Brun. Una vez notificada, la familia de la víctima comienza a hacer pública la situación y su reclamo que llega a medios nacionales.
27 de abril:
La Cámara revoca la decisión de primera instancia y entiende que Bergondi debe regresar al penal para continuar con su condena, decisión que aún no está firme.
1 de mayo:
En una entrevista televisiva, el intendente municipal Héctor Gay cuestionó algunas decisiones y posturas de la Justicia durante esta época de Coronavirus, y ejemplificó con el caso de Bergondi.
4 de mayo:
La fiscal Lara presenta una medida cautelar para que el expolicía no tome contacto con la víctima por ningún medio.
5 de mayo:
La Cámara de Apelaciones y Garantías concede esa medida solicitada por la fiscal y asegura que si Bergondi tomara contacto con la víctima deberá volver inmediatamente a la unidad carcelaria.
Entre el 6 y 14 de mayo:
El martes de la semana anterior, la fiscal Lara observa y luego la Justicia constata que en la misma casa donde cumple el arresto domiciliario Bergondi se encuentra un sobrino de él, sobre quien pesa una causa por abuso sexual y privación de la libertad y solicita, por este motivo, la revocación del citado beneficio para el condenado.
Desde entonces se reinicia en General Cerri una muestra de solidaridad con la víctima y su familia, a través de la viralización de la causa y un reclamo colectivo que se intensifica día a día y perdura hasta la fecha.