Uno de los perros del adiestrador Marcos Herrero halló en un patrullero secuestrado la piedra turmalina que se asegura que Facundo Castro llevaba en su cuello al momento de desaparecer.

La información fue brindada esta tarde por la periodista de Página 12 Adriana Mayer y corroborada por Luciano Peretto, abogado de la querella.

Según la investigación de la comunicadora, el vehículo inspeccionado “se desvió de su ruta el 8 de mayo y estuvo 35 minutos a pocos metros de lugar donde apareció el esqueleto del joven”.

En tanto el doctor Peretto precisó a nuestro medio que fue Yatel el can que encontró el colgante en el baúl del Toyota Etios y agregó que “se va a peritar todo”.