Un preparador físico que en los meses previos a la muerte de Diego Armando Maradona intentó hacer entrenar al astro del fútbol cuando vivía en un country de la localidad bonaerense de Brandsen declarará este martes en la causa por el fallecimiento del “10”.

Este testigo fue mencionado por Luciano “Lucho” Strassera, un abogado que el mes pasado declaró ante los fiscales que entre agosto y octubre del año pasado había sido convocado por el propio Maradona para que lo ayudara a entrenarse.

Italiano era el preparador físico que iba junto a Strassera al country de Brandsen en el que en ese momento vivía el por entonces DT de Gimnasia, para que hiciera ejercicio.

En su testimonial, Strassera contó fue imposible hacer entrenar a Maradona por las dificultades que tenía para caminar y porque además estaba deteriorado cognitivamente, al punto que dijo que el excapitán de la selección argentina “no conectaba” y que ello coincidió con un “cambio de medicación” que habían hecho sus médicos.

“Yo creí que íbamos a poder entrenar juntos. Pero su estado físico era muy distinto al que imaginaba. Le costaba caminar. El plan original de entrenar juntos pasó a ser lograr que volviera a caminar”, describió el PF.

Por ello, los fiscales de San Isidro Cosme Iribarren, Patricio Ferrari y Laura Capra convocaron a Italiano para que aporte su punto de vista a la situación que describió Strassera.