César Puliafito, además de ser publicista, se destaca por difundir la historia de Bahía Blanca, especialmente en todo lo relacionado a la legión italiana en nuestra región.

“Daniel Cerri (o Cherri como suena al pronunciarse en italiano) ha sido un verdadero prócer en la historia de Bahía Blanca”, afirma.

Y agrega que “llegó a estos lares antes de cumplir 17 años y se enroló en la legión militar por el año 1858; pero no era soldado, era más bien un muchacho que llegó a estas tierras desde Italia huyendo de su familia”.

Francisco José Daniel Cerri había nacido en Bérgamo, Italia, el 20 de septiembre de 1841. Al formar parte de la legión tomó el nombre de Pietro Fascio.

Puliafito recordó que Cerri participó en lo que se denominó el último malón en Bahía Blanca sucedido el 19 de mayo de 1859.

“Así como era rebelde supo ser inteligentísimo. Ha sido importante en el desarrollo del puerto y de la ciudad. Un guapo entre los guapos, con una gran visión y además era un enorme escritor”, puntualiza.

Al respecto una breve bibliografía asevera que Daniel Cerri escribió novelas, ensayos, reseñas geográficas e históricas y poesías. No en vano fue socio fundador de la Biblioteca Bernardino Rivadavia.

Cerri falleció en Capital Federal el 4 de marzo 1914. Sus restos descansan en el cementerio de La Recolecta y una calle del barrio de La Boca lleva su nombre.

A nuestra localidad se han acercado descendientes suyos en la década del 40, en 1991 y en 2014. Previamente, en 1933, los hijos de Daniel Cerri habían donado al Museo Histórico local la espada y la faja de general que usara su padre en el Ejército Argentino.