Si bien el transporte urbano continuará con los mismos horarios y condiciones, tanto para personal esencial como para el resto de los usuarios, se reforzarán los controles sanitarios.

Se hará mayor hincapié en la distancia social y uso de barbijo, así como la limpieza de las unidades para optimizar la seguridad de choferes y pasajeros.

En la reunión mantenida entre funcionarios municipales y representantes de las firmas concesionarias del servicio de colectivos, se estableció que podrán viajar un máximo de 10 personas paradas y estará prohibido subir sin tapaboca.

También se coincidió en reforzar las tareas de limpieza y desinfección de las unidades en las cabeceras.