Varios cerrenses recordarán este lunes como un día de plena satisfacción al recibir el alta médica por Coronavirus.

Los vecinos utilizaron las redes sociales, particularmente facebook, para comunicar la buena noticia.

Uno de ellos fue Gustavo Mileni, quien agradeció a cada persona que se comunicó y le brindó una mano a él y a su familia en este período de aislamiento.

“¿Cómo fue mi experiencia? Te sentís perseguido por si contagiaste a alguien; empezás a pensar si la otra persona se encuentra bien y el hecho de estar encerrado y no salir te pone incómodo”, aseveró a este medio.

“De corazón, muchas gracias. Es lindo ver y reconocer que todavía hay gente amable. Eso lo hace mas bonito al pueblo; por otro lado, siempre hay algún chusma que inventa, pero hay que tomarselo con soda y reirse”, concluyó el hombre de las 212 Viviendas quien cumplimento el protocolo sanitario junto con Rodolfo, Norma y María.

El contagio fue por tomar mates con amigos”

Con la frente en el alto Emiliano Vignatti reconoce que su contagio “fue por el simple hecho de tomar mates con amigos, sin saber de dónde venía”.

Este vecino en un momento sintió fiebre, luego perdió el olfato y finalmente fue diagnosticado de covid, situación que lo llevó a aislarse junto a su compañera Martina e hija.

“Es absolutamente incómodo saber que sos positivo; pensás en las personas con las que estuviste y es difícil no poder salir de tu casa. Más allá de esto, el vaso medio lleno indica que tenés un tiempo y situaciones en familia que a veces pasan desapercibidas por la rutina misma”, indicó.

“Gracias a Dios no tuve síntomas graves ni nada por el estilo. Agradezco a través de este medio a las personas que brindaron su ayuda: familiares, amigos, y vecinos, como Claudio Aman, de Autoservicio Amanecer, quien nos abasteció de mercadería desde el primer momento”.

Y finalizó rogando “un poco más de empatía a quienes sólo inventaron cosas”.

Dios me sostuvo con su mano para para pasar cada dolor”

Otra vecina, de nombre Daiana, sin rodeos posteó: “Le ganamos al Covid” más allá que ella permanezca aún internada porque su hija es un caso positivo, según aseveró en su muro.

“Gracias a Dios que me sostuvo con su mano para pasar cada dolor. Algunos dicen que es un simple resfriado, pero no todos los cuerpos son iguales”, mencionó.

“¿Quieren saber sin el virus existe? Sí, existe. Y es verdad que los médicos no dan más y que no hay camas. Desde el día que me internaron nadie vino a revisarme más que las pediatras, digamos de gauchada”.

“Y te llaman por teléfono, pero porque no dan abasto con la gente. Hay otras personas con más síntomas y mucho peor. Dios es bueno pero seamos prudente y cuídense mucho, y cuiden a los mayores”.

“Se que cada propósito que Dios nos da es por algo y gracias a él pude conocer mucha gente que necesita de Dios o animarlos a que va a estar todo bien”, concluyó.