La indignación e impotencia por las modificaciones en una ley que posibilitan la utilización de sustancias químicas en la actividad minera, llevaron al pueblo mendocino a organizar diversas manifestaciones en defensa del agua.

Según se indicó, más de 50 mil personas marcharon en las últimas horas para elevar un reclamo colectivo a Rodofo Suárez, gobernador de esa provincia cuyana.

Luego de que el gobierno local no aceptara un petitorio, se produjo una represión que terminó con alrededor de 16 detenidos.

Estas manifestaciones recuerdan a la lucha de la comunidad educativa, obreros y vecinos en 1972 para defender fuentes laborales y en oposición a los aumentos siderales de impuestos y servicios.

Este hecho, conocido históricamente como “Mendozazo”, culminó con la renuncia del por entonces gobernador Francisco Gabrielli en épocas del gobierno nacional de facto de Alejandro Lanusse.