Hace exactamente diez años, dejaba este mundo Rodolfo Giménez, popularmente conocido como Argentino Luna.

El Gaucho de Madariaga será por siempre uno de los máximos exponentes de la canción surera bonaerense.

Si bien no fue masivo, supo con su impronta y letras cautivar a un público muy especial, que continúa frecuentando las canciones de este símbolo del folklore nacional.

“Soy un permanente agradecido de la vida porque me dio todo lo que un hombre puede soñar y quere: mi familia y los amigos que a través de los años se fueron agigantando y siempre quiero tener como dice Horacio (Guarany), la parrilla de mi casa con la grasita jugosa del último asado, porque eso quiere decir que la mesa nos une seguido”, mencionó alguna vez el artista.

Recordamos al querido Argentino con un fragmento de su última presentación en el festival de Cosquín.