El 4 de julio de 1992 nos quedábamos sin Astor Piazzolla, uno de los artistas argentinos con mayor proyección mundial.

El marplatense nunca pudo recupersarse de un accidente vascular que había sufrido en Francia dos años antes.

Fue cuestionado en un principio por innovar el tango a través del Octeto Buenos Aires y luego el primer Quinteto. Sin embargo su estilo, su perspectiva, se impusieron para convertirlo en un referente popular de la música ciudadana.

En este domingo, nos tomamos media hora, para acompañar nuestra rutina mañanera con la mejor música: